señales parto prematuro

Parto prematuro, causas y signos

señales parto prematuro

El parto prematuro, es decir, el que se produce antes de las 37 semanas, puede hacer que el bebé necesite algún tipo de cuidado especial, además de traer consigo riesgos para su salud y desarrollo.

El parto es un momento muy esperado por la madre. Pasan unos meses antes de que se conozca la cara del bebé y este proceso está lleno de descubrimientos y nuevas experiencias.

En general, se dice que el período de gestación normal y adecuado debería ser de 40 semanas, es decir, 9 meses. 

Aunque no es tan exacto y puede variar un poco más o menos, este tiempo es muy importante para que el niño nazca sano. Así, entre 38 y 42 semanas, la gestación está todavía dentro del tiempo saludable. 

¿Cuándo se considera un parto prematuro?

El parto prematuro se produce cuando el bebé nace antes de las 37 semanas, según la Organización Mundial de la Salud. El cuadro merece atención porque el niño aún no ha completado todo el desarrollo y puede ser más vulnerable.

En la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD), el parto que comienza antes de las 37 semanas es clasificado por el código 60.0 – parto prematuro sin parto. Pero en este caso, el nacimiento no ocurre.

Si el niño nace prematuramente, el código utilizado es 60.1 – Parto prematuro con parto prematuro.

¿Qué causa el nacimiento prematuro?

Hay algunos factores que pueden asociarse con el nacimiento prematuro y que favorecen el nacimiento temprano del bebé. 

La madre puede sufrir infecciones durante el embarazo (como urinarias o respiratorias), el desprendimiento de la placenta, la preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo) o la diabetes gestacional pueden estar implicadas. 

Además, comportamientos y hábitos como el de fumar pueden favorecer el nacimiento prematuro, las madres que han tenido anteriormente un nacimiento prematuro, el embarazo múltiple y las irregularidades congénitas pueden estar relacionados.

parto prematuro

¿Cuáles son los signos de un parto prematuro?

En la recta final del embarazo, el útero se está preparando para el momento del parto, aunque todavía faltan unas semanas. Con el comienzo del tercer trimestre, muchas mujeres empiezan a sentir las contracciones de Braxton Hicks, que son un entrenamiento para las contracciones reales. 

No deben causar miedo o preocupación a la madre, ya que son normales. Pero en los casos de parto prematuro, las contracciones también se producen, pero de forma intensa y generalmente más dolorosa. 

Es principalmente la frecuencia e intensidad de estos dolores lo que indica un parto prematuro. Son más intensas y se repiten cada 5 u 8 minutos. Además, pueden aparecer: 

  • Dolores en la región de la pelvis;
  • Dolor lumbar o presión en la espalda; 
  • Dolores cerca de la ingle o los muslos;
  • Náuseas, vómitos o mareos;
  • Aumento de la secreción vaginal (secreción blanca). 

Si hay presencia de sangre, secreción rosa o marrón intensa o líquido acuoso, junto con los síntomas anteriores, es necesario buscar ayuda de emergencia.

¿Cómo son las contracciones de parto prematuras?

Las madres pueden tener contracciones de entrenamiento desde el comienzo del tercer trimestre. Diferenciarlas de las contracciones reales puede ser determinante para percibir la anticipación del parto.

Para identificarla correctamente es importante observar la intensidad y la duración de la imagen. En general, la mujer debe tener actividad uterina, es decir, contracción, a menudo de 5 a 8 minutos. Duran por lo menos 20 segundos y deben ocurrir por lo menos 30 minutos.

parto prematuro causas

¿Qué sucede cuando el parto es prematuro?

Si el trabajo de parto comienza prematuramente, la madre debe ser vista inmediatamente por el médico u obstetra, quien le indicará las medidas para prevenir o retrasar el parto.

En general, la hospitalización es necesaria para que la madre esté debidamente acompañada. La atención hospitalaria incluye mantener una buena hidratación, que puede ser por medio de suero, y descanso. 

Dependiendo de la condición, se pueden administrar medicamentos que retrasen el trabajo de parto. Sin embargo, sólo el médico podrá evaluar las necesidades, ya que algunos de los medicamentos pueden tener efectos secundarios o contraindicaciones. 

Entre las sustancias que se pueden administrar a la mujer se encuentran

  • Sulfato de magnesio: se puede utilizar cuando el embarazo tiene menos de 32 semanas y ayuda a interrumpir el trabajo de parto; 
  • Bloqueadores de los canales de calcio: también se utilizan en el tratamiento de la hipertensión, pueden administrarse con el objetivo de retrasar el parto prematuro; 
  • Inhibidores de la prostalgia: la droga puede reducir la cantidad de líquido amniótico temporalmente. Sin embargo, el uso después de las 32 semanas de gestación puede conllevar riesgos para el embarazo.

¿Cómo prevenir el parto prematuro? 

El parto prematuro suele estar relacionado con factores genéticos o patológicos de la mujer. Pero mantener hábitos y cuidados saludables, además de una atención prenatal adecuada, puede reducir los riesgos, especialmente para las madres que están predispuestas. 

Por lo tanto, además de proporcionar un seguimiento médico adecuado y seguir las directrices, la mujer debe prestar atención a la 

  • Hidratación 

Mantener el cuerpo bien hidratado, con el consumo de agua y jugos naturales es muy importante para reducir el riesgo de parto prematuro. 

  • Dieta saludable

Tener una buena dieta es fundamental en todas las etapas de la vida. Las mujeres que se alimentan correctamente, comiendo alimentos nutritivos y naturales, contribuyen a fortalecer su propia salud y la de su bebé también.

Reducir el consumo de productos industrializados y proporcionar apoyo nutricional es una buena manera de promover un aumento de peso adecuado, recordando que el exceso o la falta de peso pueden ser factores que favorecen el parto prematuro del bebé.

  • Reforzando la inmunidad

El mantenimiento de hábitos de higiene adecuados y el cuidado de la alimentación apoyan la inmunidad y son importantes para evitar o reducir los riesgos de infección.

Evitar estar cerca de personas enfermas, hospitales o lugares que favorezcan la contaminación por virus y bacterias también es ideal. Esto se debe a que las infecciones pueden favorecer los partos prematuros.

Cabe recordar que diversas infecciones (respiratorias, urinarias, por ejemplo) están asociadas al riesgo de un parto prematuro.

  • Reducción del estrés

Mantener la calma, apreciar la tranquilidad y mantener una salud mental equilibrada son buenas maneras de reducir los riesgos en el embarazo. Además, reducir el estrés es una buena manera de aprovechar al máximo estos meses, disfrutando de los cambios que se producen en el cuerpo y fortaleciendo los lazos con el niño.

  • Actividades físicas

La actividad física es una buena manera de cuidar la salud general. Hacer ejercicios orientados al médico es una buena manera de mantener el cuerpo sano y fuerte, especialmente durante estos meses de cambios intensos.

Hable con el obstetra y averigüe cuáles son los mejores tipos de actividades para planificar una rutina activa.

El parto prematuro se produce cuando, por alguna razón, el nacimiento del niño es antes de las 37 semanas de gestación. 

Se pueden tomar algunas precauciones para evitar o reducir los riesgos de anticiparse al parto, pero es importante mantener un seguimiento médico durante todo el embarazo. ¡Si hay dudas o síntomas, siempre es necesario buscar consejo médico!

Summary
product image
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
5 based on 1 votes
Brand Name
parto prematuro
Product Name
parto prematuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *