eclampsia

Eclampsia, síntomas, tardía (puerperal) y posparto

eclampsia

Se habla mucho de ello, pero a veces los términos médicos son difíciles de entender. ¿Qué es la eclampsia, después de todo? Y por que no hay que confundirla con la preeclapsia.

¿Qué es la eclampsia? 

La eclampsia es el empeoramiento de la preeclampsia que se relaciona con el aumento de la presión y el exceso de proteínas en la orina durante el embarazo. 

Es una rara condición que se manifiesta por convulsiones y estados de coma.

Afortunadamente esta enfermedad se trata y se previene. 

Sin embargo, si la mujer embarazada no es tratada o vista a tiempo, es posible que la eclampsia mate al bebé, a la madre o, en casos más graves, a ambos. 

Por eso es importante que siempre se hagan revisiones prenatales y, en caso de duda, se busque la orientación del obstetra que acompaña el embarazo.  

Aunque la eclampsia puede ocurrir a partir de la semana 20 de embarazo, es más común en el último trimestre, durante el parto o incluso en el período de posparto

¿Cuál es la diferencia entre la eclampsia y la preeclampsia? 

La preeclampsia es una afección caracterizada por el aumento de la presión y los niveles de proteínas en la orina durante el embarazo. Esta condición, cuando se agrava, puede llevar a la mujer embarazada a la eclampsia que se caracteriza por los ataques. La primera, cuando no se trata correctamente, tiende a llevar a la segunda. 

Por lo tanto, las mujeres embarazadas que tienen preeclampsia (aumento de la presión sanguínea) deben seguir los consejos médicos para evitar la eclampsia (ataques e incluso coma).  

¿Qué es la eclampsia tardía (puerperal)?

La eclampsia tardía, también conocida como eclampsia puerperal, es una complicación que puede ocurrir durante o dentro de las 4 semanas posteriores al parto (este tiempo de recuperación del cuerpo femenino se denomina puerperio, lo que da lugar a uno de los nombres de esta condición). Esta enfermedad es muy rara, pero puede ser mortal para la madre.  

La eclampsia tardía causa convulsiones, hemorragias cerebrales, insuficiencia renal, hepática y cardíaca, e incluso estados de coma en casos más graves. Si la mujer embarazada no es atendida adecuadamente en estas situaciones, puede incluso morir.  

Esta complicación puede ocurrir tanto en mujeres que han tenido un embarazo saludable como en aquellas a las que se les ha diagnosticado preeclampsia durante el embarazo. 

Uno de los factores más difíciles de diagnosticar correctamente es que los síntomas (fuertes dolores de cabeza y de estómago, aumento de los reflejos y trastornos visuales) se confunden fácilmente con otras complicaciones. 

Cuando esto sucede, es necesario que la mujer se haga un examen de imagen, como una tomografía, para descartar otras sospechas. 

eclampsia tratamiento

¿Cuál es la presión normal de una mujer embarazada? 

La presión ideal durante el embarazo varía según factores como la historia clínica y el cuadro clínico actual de la mujer embarazada. Comúnmente, si la mujer está sana, el valor de referencia para que una mujer embarazada sea considerada con preeclampsia es un aumento de 3 cm en la presión máxima y de 1,5 cm en la mínima

Además, se puede considerar la preeclampsia cuando la presión es superior a 140/90 mmHg (14 por 9).

Incluso con estos números de referencia, lo ideal es hablar con el obstetra que está con el embarazo. Este profesional es capaz de estimar la presión sanguínea ideal para el paciente, basándose en su historial médico. 

¿Cuáles son las causas? 

Aunque esto todavía no ha sido bien definido por la medicina, se cree que la principal causa de la eclampsia es la falta de suministro de sangre a la placenta. 

Cuando el cuerpo de la mujer percibe esta complicación, aumenta la presión sanguínea para que pueda llegar a la placenta, causando ataques (eclampsia). 

Algunos factores pueden contribuir a ello:

  • Obesidad. 
  • Diabetes. 
  • Fumar.
  • Embarazo de gemelos o más niños.
  • Las mujeres que ya tienen problemas de presión arterial alta. 
  • Mujeres menores de 18 años o mayores de 40.
  • Historial familiar de eclampsia. 
  • Enfermedad renal. 
  • Enfermedades autoinmunes. 

¿Cuáles son las consecuencias de la eclampsia?

Si no se trata a tiempo, una mujer embarazada a la que se le diagnostica eclampsia puede tener algunas complicaciones como daños cerebrales, dificultad para respirar debido a la retención de líquidos en los pulmones y el síndrome de Hellp (caracterizado por la alteración de la circulación sanguínea, la disminución de los glóbulos rojos y las plaquetas). 

El bebé también puede resultar dañado, especialmente cuando es necesario adelantar el nacimiento. En estos casos, es posible que no se haya desarrollado adecuadamente, lo que tiende a causar problemas futuros (como enfermedades respiratorias). 

Los principales síntomas de la eclampsia 

Los principales síntomas que ocurren durante la eclampsia son: 

  • Convulsiones.
  • Pérdida de conciencia.
  • Hemorragia vaginal. 
  • Dolores de cabeza. 
  • Dolores musculares. 
  • Arritmia cardíaca (cuando el corazón late demasiado lento o demasiado rápido). 

Cuando la mujer embarazada ha sido advertida por su médico sobre la preeclampsia, estos signos pueden indicar que se acerca un ataque. 

También hay casos asintomáticos, que ocurren cuando la mujer embarazada no tiene síntomas. Este es el tipo más peligroso, ya que toma a la mujer embarazada por sorpresa. 

Los exámenes prenatales y el seguimiento son la mejor manera de evitar tales situaciones. 

que es eclampsia

Tratamiento: ¿qué hacer?

El tipo de tratamiento ideal para la eclampsia dependerá de otros factores como el tiempo de gestación y el desarrollo del bebé.  

Si el embarazo tiene más de 32 semanas o el bebé corre el riesgo de morir, puede incluso someterse a una cesárea de emergencia. 

En los embarazos de más de 37 semanas y el diagnóstico de eclampsia, es común que el personal médico opte por inducir la dilatación del canal vaginal para que el parto se produzca lo antes posible.  

En los casos más leves, o cuando el embarazo no está tan avanzado, se recomienda el uso de medicamentos anticonvulsivos indicados por el obstetra que controla la situación. 

Cabe señalar que la mayoría de los casos de eclampsia requieren el ingreso en el hospital para que se evalúe adecuadamente el estado de la mujer y el bebé. 

¿Cómo se puede prevenir la eclampsia?

La forma más efectiva de prevenir la eclampsia es tener cuidado prenatal. 

A través de las consultas la partera que acompaña el embarazo puede ordenar pruebas, medir la presión del embarazo, y en casos más graves incluso prescribir medicamentos para bajar la presión sin dañar el embarazo. 

También es importante que la mujer sea honesta con este profesional, presentando su historial médico y su cuadro clínico actual. 

En otras palabras, para la prevención de la eclampsia y otras complicaciones, el obstetra debe hablar con ella sobre sus problemas de salud y responder a sus preguntas.

Algunas actitudes de la mujer embarazada (especialmente si se le ha diagnosticado preeclampsia) también pueden ayudar: descansar cuando sea posible, reducir la cantidad de sal en la dieta y medir la presión con frecuencia son algunos consejos.    

La eclampsia es una complicación seria pero afortunadamente puede ser tratada. 

Las pruebas prenatales son la principal forma de prevención, por lo que es importante que haga un seguimiento según lo aconsejado por su médico.

Summary
product image
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
5 based on 1 votes
Brand Name
Eclampsia
Product Name
Eclampsia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *