menopause skin care

Cómo la menopausia cambia la piel

La menopausia es un proceso natural pero complejo que las mujeres experimentan en algún momento de sus vidas. Afecta a todo el cuerpo, tanto interna como externamente, y puede tener un gran impacto en la piel.

Los cambios hormonales que ocurren antes, durante y después de la menopausia, cambian la fisiología de la piel de diferentes formas, ya que las hormonas de la mujer son un factor clave para mantener una piel de aspecto joven.

Los niveles más bajos de producción de estrógeno y progesterona de la menopausia provocan varios cambios en la piel.

▷ 【Índice de contenidos】

Hormonas

Uno de los resultados más destacados de la menopausia es una mayor probabilidad de daño solar. A medida que se reduce la producción de estrógeno, la cantidad de melanocitos (células que producen el pigmento melanina) también disminuye y da como resultado una piel más clara más propensa a las quemaduras solares.

A medida que se modera la producción de estrógeno y melanina, el cuerpo se vuelve más sensible a cualquier piel expuesta a los rayos UV a lo largo de los años y pasa a ejercer un mayor control sobre la producción de hormonas. A medida que llega la menopausia, esta restricción en el cuerpo puede provocar «manchas de la edad» e hiperpigmentación en la cara, las manos, el cuello, los brazos y el pecho.

Cambios

A medida que las mujeres se acercan cada vez más a la menopausia, su piel puede debilitarse si no se cuida adecuadamente, ya que las arrugas finas pueden profundizarse.

Los cambios posmenopáusicos incluyen:

  • Marchitez atrófica (envejecimiento de la piel)
  • Sequedad y descamación
  • Vello facial
  • Piel flácida
  • Flojedad
  • Adelgazamiento de la epidermis
  • Arrugas

cuidado de la piel de la menopausia

Efectos

Los cambios estructurales y otros efectos tienen un efecto dominó en la piel que incluye:

  • Disminución de la renovación de la piel: la epidermis (capa superior de la piel) se adelgaza y las células de la piel no se renuevan tan rápidamente.
  • Reducción de colágeno: la dermis (segunda capa de piel) puede perder hasta un tercio de su colágeno dérmico.
  • Disminución de agua: la dermis también disminuye en sustancias ligantes de agua.
  • Estrés oxidativo: el daño a las estructuras de la piel se acelera y afecta las células, el colágeno y la elastina.

Relación comercial

La mejor manera de combatir estos cambios es cuidar su piel e idealmente hacerlo antes de que experimente algún síntoma de la menopausia. Limpiar, corregir, hidratar y proteger contra estos cambios hormonales a través de una rutina diaria de cuidado de la piel puede mitigar la transición natural y asegurar que su piel se mantenga lo más joven posible.

La exfoliación regular ayuda a desarrollar y estimular la renovación de colágeno, trabajando contra cualquier pérdida natural, en la cantidad y frecuencia adecuadas. La exfoliación suave junto con una nutrición y protección adecuadas puede retrasar o disminuir el proceso de envejecimiento natural de la piel al bloquear la oxidación a través del equilibrio y la nutrición bacteriana.

En pocas palabras, su piel se seca, se hunde y adelgaza con la edad y es más importante aumentar la hidratación ya que las glándulas sebáceas no son tan activas en la juventud. Sin embargo, estos son procesos naturales que pueden combatirse, atenuarse o tratarse con un cuidado y una atención más suaves a los cambios de su piel junto con el control de su salud en general.

Fuente: Instituto Dérmico Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *